EE.UU, Agente Fronterizo perseguía indocumentados pero no tenía papeles.

Publicado por

TUCSON — Marco A. de la Garza Jr. trabajó durante casi seis años como agente federal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, vigilaba las primeras líneas de la frontera sur de Estados Unidos en Arizona, donde hacía su mejor esfuerzo para mantener fuera del país a los inmigrantes indocumentados.

Es un veterano de la marina estadounidense y era conocido por el gran celo con que hacía cumplir las leyes migratorias. Durante uno de sus días libres estaba disfrutando de una parrilla en la casa de sus suegros en Sierra Vista, Arizona, y salió corriendo cuando vio que la Patrulla Fronteriza perseguía a una persona indocumentada. Derribó al hombre y lo detuvo hasta que lo atraparon los agentes.

Pocos sabían que De la Garza tenía un secreto: también era indocumentado.

La principal agencia de protección fronteriza del país contrató a un inmigrante indocumentado para vigilar la frontera, uno de al menos cuatro casos de trabajadores indocumentados que fueron descubiertos mientras trabajaban en agencias federales de inmigración en años recientes.

De la Garza, de 38 años, nació en México y había mentido sobre su estatus de ciudadanía y le dio a su empleador un acta falsa de nacimiento del estado de Texas que decía que había nacido en Brownsville, Texas.

“En retrospectiva, ahora entiendo por qué era egoísta en mi deseo de servir a un país que he amado tanto”, escribió después de que un gran jurado federal lo imputó con tres cargos de fraude de pasaporte y por haber hecho declaraciones falsas en su solicitud para una revisión de antecedentes de la policía federal.

De la Garza accedió a declararse culpable del cargo de haber usado un pasaporte falso, y los otros cargos fueron retirados. El jueves lo sentenciaron en la corte federal de distrito en Tucson a un año de libertad condicional y una multa de mil dólares. El juez Raner C. Collins dijo que su servicio al país “debía tomarse en cuenta”.

En la audiencia, el hombre estuvo acompañado de sus amigos y familiares, entre ellos sus dos hijas, de 2 y 4 años, ciudadanas estadounidenses. Se quedó callado ante el juez y vestía un traje negro.

El gobierno de Trump ha instado a los empleadores a que dejen de contratar a trabajadores indocumentados, y ha fomentado el uso de herramientas electrónicas de verificación y revisiones de documentos, además de llevar a cabo redadas en los lugares de trabajo para arrestar y deportar a inmigrantes no autorizados.

El hecho de que uno estuviera trabajando en sus propias filas federales muestra la dificultad de comprobar el estatus laboral en un país donde la mano de obra de los inmigrantes se considera esencial en muchas industrias. Se calcula que hay once millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Las autoridades federales también deben establecer una fuerza de trabajo que refleja a propósito a las mismas comunidades de mayoría hispana que se espera que vigilen. A veces, los agentes tienen familiares, amigos y vecinos de quienes saben o sospechan que son indocumentados. En el sur de Texas, uno de los corredores migrantes más concurridos en el país, algunos agentes de la Patrulla Fronteriza o sus cónyuges han contratado a empleadas domésticas indocumentadas, como también lo hacen muchas personas en sus comunidades.

El engaño de De la Garza fue inusual para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, la agencia de cumplimiento de la ley más grande del país, que tiene casi el doble del personal del FBI. Sin embargo, no fue un caso sin precedentes. En años recientes, ha habido por lo menos otros tres casos de personas indocumentadas que estaban trabajando como agentes de aduanas o de la Patrulla Fronteriza y fueron acusadas judicialmente en la corte federal.

Oscar Antonio Ortiz era un agente de la Patrulla Fronteriza en el área de San Diego, que se postuló por primera vez durante las semanas posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Como De la Garza, Ortiz era un ciudadano mexicano que usó un acta de nacimiento falsa y su servicio en la Marina lo ayudó a conseguir un trabajo en la policía federal. Sin embargo, Ortiz después se involucró con otro agente en el contrabando y transporte de migrantes a cambio de dinero en Estados Unidos, a veces en vehículos de la Patrulla Fronteriza, según documentos de la corte. Ortiz, que había sido asignado a la estación de la Patrulla Fronteriza en El Cajón, California, fue sentenciado en 2006 a cinco años en prisión.

Después, Ortiz fue deportado y ahora vive en México. Su abogado, Stephen P. White, dijo que su cliente había creído, como De la Garza, que había nacido en Estados Unidos, según lo que sus padres le habían dicho y el certificado de nacimiento falso que le habían dado.

Fuente: NYTimes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s